CLINICA INTEGRAL DEL MANEJO DEL DOLOR Y CUIDADOS PALIATIVOS

 

ANTECEDENTES.

 

El auge y reconocimiento que ha alcanzado la medicina paliativa actualmente es considerable, pese a que es una disciplina relativamente joven. Si bien sus antecedentes surgen a mediados de la década de los setentas, no es sino hasta 1990 que, en un primer momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) adopta la definición de cuidados paliativos propuesta por la Asociación Europea de Cuidados Paliativos como el «cuidado total activo de los pacientes cuya enfermedad no responde a tratamiento curativo. El control del dolor y de otros síntomas y de problemas psicológicos, sociales y espirituales es primordial», para posteriormente ampliar la definición considerándolos como el «enfoque que mejora la calidad de vida de pacientes y familias que se enfrentan a los problemas asociados con enfermedades amenazantes para la vida, a través de la prevención y alivio del sufrimiento por medio de la identificación temprana e impecable evaluación y tratamiento del dolor y otros problemas, físicos, psicológicos y espirituales».

 

Principios sobre los cuidados paliativos:

 

•        Proporcionan alivio del dolor y otros síntomas.

•       Afirman la vida y consideran la muerte como un proceso normal.

•       No intentan ni acelerar ni retrasar la muerte.

•       Integran los aspectos espirituales y psicológicos del cuidado del paciente.

•       Ofrecen un sistema de soporte para ayudar a los pacientes a vivir tan activamente como sea posible hasta la muerte.

•       Ofrecen un sistema de soporte para ayudar a la familia a adaptarse durante la enfermedad del paciente y en el duelo.

•       Utilizan una aproximación de equipo para responder a las necesidades de los pacientes y sus familias, incluyendo soporte emocional en el duelo, cuando esté indicado.

•       Mejoran la calidad de vida y pueden también influenciar positivamente en el curso de la enfermedad.

•       Son aplicables de forma precoz en el curso de la enfermedad, en conjunción con otros tratamientos que pueden prolongar la vida, tales como quimioterapia o radioterapia, e incluyen aquellas investigaciones necesarias para comprender mejor y manejar situaciones clínicas complejas.

 

 

Aunado a lo anterior, la Organización Mundial de la Salud considera que la meta de la Medicina Paliativa es conseguir la mejor calidad de vida de sus pacientes y sus familias, afirma la vida, y acepta la muerte como un proceso natural, no acorta ni alarga la vida, proporciona alivio del dolor y de otros síntomas estresantes… integra los aspectos psicológicos y espirituales en el cuidado, ofrece un sistema de apoyo para ayudar a los pacientes a vivir tan activamente como sea posible hasta la muerte, y apoya a la familia durante la enfermedad del paciente y durante el duelo.

 

INTRODUCCIÓN.

 

La Clínica Integral del Manejo del Dolor y Cuidados Paliativos nace como un proyecto piloto en el Hospital General Zona Norte de Puebla para dar respuesta a las necesidades de calidad en la atención a las y los pacientes con dolor agudo y/o de difícil control, en un principio, enfocándose sólo en el dolor agudo postquirúrgico, pacientes Hospitalizados y en la Unidad de Quemados; sin embargo, derivado del incremento de población atendida y los Servicios de Subespecialidad con atención de pacientes crónicos y con enfermedades terminales,  se le asignó un espacio a la Clínica del Dolor en el área de Consulta Externa que atiende a este grupo de pacientes derivados de Medicina Interna, Cirugía General y Oncológica, Traumatología y Ortopedia, Reumatología, Urgencias, Medicina Física, Anestesiología y Ginecología  y Obstetricia.

Con la creación de la Clínica de Mama se consolida el proyecto de la Clínica del Dolor y Cuidados Paliativos por la necesidad de realizar una intervención integral a las pacientes atendidas con enfermedad oncológica en etapa terminal, por lo que la atención se hace en conjunto con diversas especialidades como Psicología, Psiquiatría, Tanatología y Medicina Física y Rehabilitación.

Sin embargo, para poder otorgar una atención con un enfoque más integral y multidisciplinario, se le asignó un área más grande y pasó a ser Clínica Integral del Manejo del Dolor y Cuidados Paliativos.